CHITWAN

02-04-2011  


Después de desayunar nos damos un paseo en canoa. Vamos dos guias una chica y yo. No conseguimos ver ningún cocodrilo. El paseo dura mas o menos una hora. Después nos deja en una orilla y nos vamos a caminar por la jungla, a buscar animales. Los guias se lo curran bastante. Se suben a los arboles o se meten por la maleza siguiendo huellas y se ve como buscan, aunque con pocos resultados. Los animales se muestras esquivos. Conseguimos ver unos ciervos entre la maleza. Y por fin un rinoceronte. El rino impresiona bastante porque aquí no es como verlo en un zoo. Aquí lo tienes a un tiro de piedra y no hay vallas que te protejan. Nos alejamos un poco porque va a cruzar el camino y estos animales pueden ser peligrosos, aunque digo yo que sera mas fácil recortar a un rino que a una vaquilla. También nos encontramos huellas recientes de un tigre, pero no lo vemos. Estamos varias horas de paseo.






Antes de comer me voy al río a un sitio donde te puedes bañar con un elefante. Te subes encima y con la trompa te tira agua. Es una buena experiencia. Luego se revuelca para tirarte al río. Hay que pagar aparte que esto no lo incluye el pack, pero solo son dos euros y merece mucho la pena. Después de eso a comer y una buena siesta.






Ahora toca el safari en elefante. Vamos cuatro personas por elefante y el chofer. Vemos varias manadas de ciervos y un cocodrilo pequeño. Ni rastro de los rinoceronte. LA otra vez que estuve vi dos y por la cara que ponían los guias cuando les dijimos que no habíamos visto ninguno, debía ser mas fácil verlos que no. Mala suerte. Ni cocodrilos en la canoa , ni rino con el elefante. Menos mal que por lo menos nos ha salido uno andando. Cuando volvemos al hotel, esta todo el mundo mirando a lo lejos. Nos dicen que hace dos minutos escasos había un rinoceronte justo al lado, bañándose en el río. ¡Que mala suerte!






Por la noche se nos llevan a ver unas danzas a un teatro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario