RED PILLAR, BUCEO EN ISLA HAVELOCK

27-01-2017  



Después de la inmersión de “The Wall” nos vamos al punto llamado “Red Pillar”. Por supuesto nada que ver con el muro de antes. No tomamos un refrigerio mientras hacemos tiempo para la siguiente inmersión. Para los no buceadores que sepan que hay que dejar pasar un tiempo entre inmersiones por el tema de absorber el nitrógeno en la sangre. Hay que dejar pasar un tiempo por seguridad o podría ser fatal. Este tiempo lo marcan unas tablas o, hoy en día, las computadoras que casi todo el mundo lleva y ellas te dan todos los datos sin tener que hacer cálculos ni historias. Nos servimos unas galletas y unas empanadillas de no se yo, que a saber que. Contiene el sabor típico de india ósea especiadas y no están mal del todo. Aún repito varias veces, que bucear da hambre. Al cobijo del toldo del barco, como vamos mojados, pasamos frio y vamos buscando el sol.





 Ya ha pasado el tiempo oportuno y nos preparamos para la inmersión. Presión ok, mascara ok, regulador comprobado, hincho el jaquet, pongo la mano sujetando la máscara y el regulador y me lanzo de espaldas. Ya estoy en el agua. Lo primero mirar hacia abajo a ver qué tal vamos de visibilidad. Peor que en el muro. El agua esta más verdosa. Jonathan me da la señal, suelto el aire del jaquet y para abajo. Cada pocos metros aprieto mi nariz y soplo fuerte para descomprimir los oídos sino podría reventarse el tímpano. A veces me basta con mover la mandíbula. Los primeros momentos debajo del agua es cuando peor estoy. Siempre me agobio un pelín hasta que me tranquilizo. Es en estos momentos cuando más aire gasto. Luego ya controlo la respiración y me relajo enseguida e intento respirar despacio para economizar el aire. Siempre me suele sobrar bastante.




 La profundidad de esta zona va desde los 5 a los 12 metros y es para principiantes. Abundan las bonitas barrel sponges y coloridos peces que han hecho de los pilares del faro su casa. Otra de las atracciones de esta inmersión es una scooter y una bici que hay en el fondo. También puedo ver algún pez tigre, varios clown anemonefish y lo mejor de todo una stingray (una raya) Aunque no ha llegado ni de lejos al nivel de la otra inmersión, la vista de las preciosas sponges y de la raya, ha hecho que haya merecido la pena.




 Como el primer día solo hice una inmersión, para hacer las diez que he pagado tendría que hacer tres en un día pero eso supondría hacer otra mierda de inmersión desde la orilla así que les propongo hacer una nocturna aunque tenga que pagar un poco mas ( las nocturnas son mas caras). Cuando estoy echándome la siesta viene Rahit a la cabaña
 - Puedes hacer la inmersión nocturna esta noche- me pregunta
 - Espera, que estoy dormido y no me entero- le respondo mientras intento volver en mí, que recién despertado no sé ni donde estoy. – De acuerdo, no hay problema. ¿Cuánto me va a costar de más?
 - Nada, no hay problema invita la casa.
Quedamos que me pasa a recoger a las cuatro y media. Hoy estoy tan cansado que me he echado más de cuatro horas de siesta. Yo creo que aun me duran los efectos del jet lag y el sol, que cansa mucho. Estamos a 30 grados y se me ha quemado la calva por olvidárseme echarme crema para el sol.



 En el centro de buceo me espera Jonathan con todo listo. La vamos a hacer en la zona de nemo, enfrente del centro. Es mi segunda inmersión nocturna por lo que voy un poco perdido con las señales y demás, que me las explica en un momento pero no acabo de entender todo lo que me dice en inglés. Sin problemas. Tampoco vamos a bajar a mucha profundidad. De hecho bajamos solo hasta 7 metros. Las fotos me han salido fatal porque al enfocar con la linterna, el haz de luz es muy cerrado y sale la foto muy velada y entre eso y que me han salido movidas he tenido que borrar casi todas. La inmersión me ha gustado mucho. He visto cangrejos, un cangrejo ermitaño, una langosta, un pulpo, y casi un bebe pulpo pero se ha escondido justo cuando me lo estaba señalando Jonathan, e incluso he visto un pez escorpión. Es totalmente diferente el bucear de noche. Los animales son diferentes y a la luz de la linterna los colores son más vivos. Al final hemos estado 70 minutos lo cual es un montón de tiempo para una inmersión.






THE WALL, BUCEO EN ISLA HAVELOCK, INDIA

27-01-2017


Hoy si que hacemos la inmersión desde el barco. Hemos quedado a las seis de la mañana en el centro de buceo de scubalov. Yo el buceo no lo he contratado directamente con ellos sino a través de una agencia llamada”Turtle fins S.A” El matrimonio que lo lleva son muy majos, atentos y me ayudan en todo que pueden. Os lo recomiendo totalmente. Todos los días me viene Rohit a buscar en moto al hotel y me lleva al centro de buceo que está lejos para ir andando. Me dice que cuando termine que le llame pero a la vuelta prefiero ir andando. Son unos veinte minutos y de camino paro en un súper a comprar chocolatinas. A las seis en punto esta Rohit en la puerta de la cabaña esperándome y en cinco minutos llegamos al centro de buceo.




 Allí ya está todo preparado. Yo solo tengo que llevar los plomos, aletas y mascara, lo demás me lo llevan al barco. El barco tiene una capacidad para unos ocho buceadores y los instructores. Cuenta con dos motores Yamaha 100. Hoy vamos una pareja de EEUU que están haciendo el curso de open wáter y yo. Todos los días buceo con Jonathan que es el dive master, para mí solo menos el ultimo día, que vamos varios. El  chaval es muy majo y le entiendo el inglés bastante bien. Hoy vamos al punto de buceo llamado “The Wall” Como su nombre indica es un muro que empieza a 10 metros de profundidad y baja hasta los 55. Es un sitio accesible a todos los niveles. Algunos días puede haber una corriente moderada. Es un sitio relativamente pequeño pero con mucha vida.

 PEZ ESCORPION

 PULPO

 PEPINO DE MAR

 NUDIBRANQUEO

PEZ LEON


Podemos encontrar coral blando purpura, rojo y amarillos y majestuosos abanicos de coral y  en cuanto a peces tenemos entre muchos otros, napoleón, pez león, pez escorpión, nudibranch, pulpos, fusilier, angle fish, y muchos otros cuyos nombres no me sé. Algunos los pongo en ingles porque no me sé la traducción. El sitio espectacular. Hoy si que ha sido una inmersión que ha merecido la pena. Veo, varios peces escorpión, que me encantan, una estrella de mar, bellos corales que me acompañan durante toda la inmersión, un pez león, un nudibranch, y muchos más cuyos nombres no se me. Nos pasa un grupo de unos veinte parrot fish que son enormes. Miden más de un metro y es una delicia verlos pasar todos juntos. Tenemos una visibilidad buenísima y eso se agradece. Por fin una inmersión que ha merecido la pena.

HUMPHEAD PARROTFISH 


 PEZ ESCORPION

MONTONES DE HUMPHEAD PARROTFISH 



BUCEO EN NEMO, ISLA HAVELOCK, INDIA

26-01-2017  


A las cinco de la mañana no se qué animales son pero menudo griterío. Han despertado a todo el resort y ha empezado todo el mundo a alborotar. Peor que las gallinas. Luego ya me ha costado dormirme. Me voy a desayunar temprano que he quedado a las nueve para el buceo. Huevos fritos y un batido natural de chocolate.


 MI CABAÑA EN EL RESORT ARPITA



Me vienen a buscar al hotel y cuando llego al centro de buceo ya tengo todo preparado. Voy yo solo con un instructor, Jonathan, y como no se casi inglés apenas le doy conversación. Más o menos voy entendiendo lo que me dice. Hoy las inmersiones las haremos desde playa. El sitio está a unos 100 metros del centro. Me llevan el jaquet con las botellas. Yo solo llevo los plomos, aleta y mascara. El lugar está plagado de buceadores, todos haciendo el curso de open wáter. El sitio es idílico entre  los manglares. La blanca arena, los cambiantes colores del agua y los árboles que asoman sus raíces por encima del agua formando una maraña impenetrable de fantasmagóricas formas, hace que se eleve el espíritu y  que me quede maravillado contemplando su belleza. Me encantan estos árboles. Algunos tienen pocas raíces pero en otros se cuentan por decenas entrando y saliendo de la arena en curvas que se elevan bastante altas y forman intrincados laberintos. Con la mara alta estas quedan sumergidas  pero con la marea baja se contemplan en todo su esplendor.




 NUDIBRANCH

 ESTE CABRON NO HACIA MAS QUE MORDERME



Me traen el equipo y me ayudan a ponérmelo que pesa lo suyo. Hoy vamos a salir a pie de playa. La arena está salpicada de piedras que en la parte en la que se ha retirado el agua es fácil andar entre ellas pero cuando estas quedan sumergidas, con el peso del equipo es muy fácil tropezar,  desequilibrarte y caerte. Es un excelente ejercicio de habilidad. Cuando dice el dive master me pongo las aletas, inflo el jaquet y nos adentramos mar adentro aleteando de espaldas. El buceo de hoy es baste flojete. No es una zona especialmente bonita. No hay mucha vida y los corales son escasos. Vemos un nudibranqueo. Es la primera vez que veo uno. Son diminutos. Yo pensaba que serían más grandes y aun cuando me lo estaban señalando me costó verlo.

Hubo un pez que la tomo conmigo. Me mordió tres veces. La primera me dio un buen susto. Se me quedaba mirando y luego iba por detrás y cuando no lo veía me mordía en la pierna.  También vi algunas anemonas con los típicos peces nemo que siempre son un espectáculo de ver. Aquí hay pocos corales y poca vida. Espero que mañana que vamos en bote sea mejor. 


 CUIDADO CON LOS COCODRILOS


 AUTOBUS PARA IR A LAS PLAYAS. 10 Rs

BUCEO EN ISLA HAVELOCK, INDIA

26-01-2017  


Como ayer me eche a dormir muy pronto, hoy a las seis y media ya estaba despierto. Me levanto con mucho hambre y no tengo nada para comer en la cabaña, así que me visto, me aseo un poco, y me voy a desayunar como dios manda a ver si hay algo abierto a estas horas. Nada más salir hay un restaurante y allí me quedo. Anoche fui a cenar a uno muy pichi y  eso se nota en el precio que por unas patatas fritas y una Coca-Cola me clavaron 240 Rs. Y encima casi no tenían  cosas para elegir.  Hoy prefiero tirar de restaurantes locales que son más baratos y tienen variedad. Me pido dos huevos fritos, tostadas de ajo, y un panqueque de nutella. Casi me he pasado de pedir.  Pero vamos, que no me dejo nada en el plato. Vuelvo a la cabaña y  al entrar el recepcionista me da el carnet de identidad y el de conducir. ¡¡Se me debió caer ayer y no me había dado ni cuenta!! Y menos mal que no me di cuenta sino preocupado toda la noche. ¡Qué cabecica!
 Luego, como es pronto me doy un paseo hasta el pueblo nº2. Hay un montón de motos, mas de 50, haciendo fila con la policía. No sé que pasara. Vuelvo al hotel y me acerco a la playa que aún no la he visto. He leído que fue elegida la mejor playa del mundo del 2004. Me recibe una arena blanca salpicada de palmeras con unas aguas prístinas azul turquesa que son una delicia a los sentidos. La contra, lo sucio que tienen todo. Botellas y basura salpican la playa y en la parte de la selva hay zonas que parecen un vertedero. Esto es India y la suciedad se extiende hasta en los sitios más paradisiacos. Con lo poco que les costaría tenerlo limpio. Porque además todos los resort acaban en la playa, y la suciedad que se amontona en la parte de la selva tiene que ser de ellos. De hecho para acceder a la playa desde cualquier sitio hay que atravesar los resort. Nadie te dice nada por pasar por ellos.




Hasta las once no he quedado para el buceo. Voy a donde he hecho la reserva y  de allí me llevan en moto al centro de buceo. Hoy la inmersión consiste en un refresco de conocimientos, parece que no se fían mucho, y una corta inmersión. Me dicen que el refresco me lo dan gratis pero con la corta inmersión que hemos hecho pues es como si lo pagara. Por un lado que  te hagan un refresco  está bien, porque eso denota profesionalidad y te da confianza en ellos. Por otro lado yo preferiría ir directo al grano. El equipo se ve que está en buenas condiciones y bastante cuidado. Me equipo y me da una chapa en ingles la cual más o menos entiendo y lo que no me da igual pues debajo del agua no se puede hablar. Yo a todo le digo que sí. Vamos al agua. Me llevan el equipo hasta allí lo cual es un alivio para mi espalda que el equipo de buceo pesa lo suyo. La entrada al agua es un poco guarra porque vamos pisando por rocas  sumergidas que me hacen perder el equilibrio continuamente y no me gustaría pisar un erizo de mar.



MENU DEL RESTAURANTE

Ultimas instrucciones antes de sumergirnos y para abajo. Nos ponemos de rodillas en el fondo del mar y allí a practicar.  Lo típico del open wáter. Vaciar la máscara, quitársela y volverla a poner, que anda que no me escuecen luego los ojos, compartir regulador, flotabilidad etc. Siempre viene bien recordar estas cosillas. Luego nos damos una inmersión por los alrededores. Se ve algún coral, peces nemo, peces luna, un pez león etc. Yo no conozco los nombres de casi ninguno. Los que más me impresionan son unos enormes que no había visto nunca. Me dice el nombre pero ni idea de lo que ha dicho. Solo hemos bajado sobre 5 metros y me sobran 130 bares en la botella cuando salimos.





Me voy al hotel, cojo las cosas para hacer snorkel y vuelvo donde he estado buceando. Paro a comer un arroz al limón que pica que enciende y de allí al snorkel. Ha bajado bastante la marea y entra al agua es una putada. Hay que andar un montón de rato por las rocas con mucho cuidado. Esta vez veo dos caballitos de mar y debajo de una piedra lo que creo que es una langosta. Después de esto voy a preguntar la hora para mañana. Resulta que no podemos hacer mañana inmersión desde barco porque hay falta de combustible en la isla. Por eso era la fila de motos de esta mañana para solicitar gasoil. Debe estar racionado. Así que haremos la inmersión desde playa. Me han prometido que los otros tres días si que serán desde barco y que si no hace viento iremos a la zona de los tiburones. A ver si es verdad.





Son las doce y media y hay un montón de algo que suena a patos metiendo una escandalera que no hay quien duerma. Me parece que se me ha quemado la calva porque me escuece un montón.