CUYABENO, ECUADOR

DICIEMBRE 2001 

Me voy a la reserva faunistica de Cuyabeno que es uno de los lugares con mas biodiversidad del mundo. Esta situada en la región amazónica noreste de Ecuador. Desde lago Agrio nos llevan en coche hasta la entrada del parque, donde tenemos que coger una canoa para llegar hasta las cabañas. Empiezan los problemas. Parece que les faltan unos permisos y no nos dejan pasar. Estoy sentado donde están atracadas las canoas, escuchando los misteriosos sonidos de la selva. No puedo explicar con palabras lo que siento. El misterio, lo desconocido, hermosas mariposas pasando delante de mi, la emoción me embarga. Por eso me siento muy decepcionado cuando me dicen que seguramente nos vamos a tener que dar la vuelta. Al final, afortunadamente, todo se arregla. Ahora tengo una hora y media en canoa a motor hasta donde estaré alojado. No hay otra manera de llegar hasta allí, es todo selva, sin carreteras.

 TARANTULA

El campamento son unas cabañas de madera, con un bar comedor y unos baños precarios. Las cabañas tienen un ventanal grande, sin cristal, y las puertas no tienen cerradura. Tengo una cabaña para mi solo. Lo primero que hago cuando llego es buscar un escondite para el dinero, por eso de que la puerta no se cierra. Registrando la habitación me encuentro, en el suelo, en una esquina, una araña enorme y muy peluda. Esta metida en un agujero y solo se le ve la parte delantera del cuerpo.Yo creo que es una tarántula. Luego le preguntare al guía. Sigo con el registro de la habitación y me agacho a retirar unas hojas del suelo. Después de haber visto a la araña podréis comprender el susto que me arreo cuando al agarrar un hoja se me mueve la de al lado. Al final solo es un sapo lo que me ha sobresaltado. Inmediatamente se me empieza a mover la parte superior de la mochila. Otro susto. Abro el bolsillo superior con mucho cuidado y sale corriendo un ratón. Voy de sobresalto en sobresalto. Le pregunto al guía por la araña y me dice que es una tarántula, que no pasa nada. Por la noche no pego ojo pensando en la tarántula. Cada poco me despierto y enchufo el frontal haber si se ha movido. Pero allí sigue sin cantarse. Menos mal.

ANOCHECER EN LA SELVA

Al día siguiente, por la noche, me encuentro una araña muy pero que muy grande en la cabecera de mi cama. De pata a pata es como el estuche de mis gafas y tiene una especie de pinzas que acojonan. La toco con el frontal y desaparece de mi vista a una velocidad del relámpago. No he visto hacia donde a ido y me pongo a sacudir el saco de dormir y la ropa por si acaso. Al rato vuelve donde estaba y decido no tocarla que por lo menos ya se que esta ahí.  Es muy tarde para avisar al guía que ya estará durmiendo así que me doy la vuelta para dormir con la cabeza en los pies y me encojo. Espero no darle una patada estando dormido. Di que tengo mosquitera y esta entre ella y yo. Os puedo asegurar que me levante exactamente en la misma postura que en la que me acosté. Al día siguiente se lo comento al guía y me dice que esa es muy peligrosa, que hay que matarla. Es una araña escorpión y creo que los efectos que produce, si te pica, es que te pudre la carne y hay que amputar. Y a todo esto la tarántula sigue en su sitio y allí la tendré durante los días que esté aquí.

LO DE DEBAJO ES EL ESTUCHE DE MIS GAFA

La noche siguiente a comprobar todo. La tarántula sigue allí. En la cama no hay nada. Me cambio y cuando me voy a tumbar veo una sombra detrás de la mosquitera , en la cabecera de la cama. Falsa alarma. Solo es el sapo del otro día. Giro la cabeza y allí esta ella.. la araña escorpión. Se lo digo al guía y la echan del cuarto para no volver.

ANOCHECER EN LA SELVA

El ultimo día, por la noche, entro al cuarto y al cerrar la puerta veo una sombra al lado de la mano y por instinto salto hacia atrás y menos mal mal porque se ha tirado a morderme. Estaba situado en un listón a la altura del pomo de la puerta. Voy al bar y se lo cuento al guía. Se pone todo el mundo a reír porque esto solo me pasa a mi. A los demás no se les ha metido ni un solo bicho. Viene a mi cuarto a verla y me dice que ni me acerque que es muy peligrosa que se va a por el machete. Al final viene con una escoba. Me dice que le apunte a la cabeza, y si que debe ser peligrosa porque, a pesar de que el palo de la escoba es largo, la coge con el brazo estirado. La saca por la ventana. Le pregunto el nombre y me dice que se llama "x" Dias mas tarde la veo en un terrario. Los efectos si te pica son hemorragias internas y muerte entre terribles sufrimientos. Ufff pues le faltó el canto de un duro para picarme. Ya me queda una vida menos.

SERPIENTE X

Un día estamos paseando en canoa de remos buscando a Cecilia, una anaconda de 6-7 metros. Como no la encontramos nos pregunta el guía si nos apetece darnos un baño. Le decimos que si. Yo pensaba que nos llevaria a alguna laguna aislada pero se para en mitad del rio y nos dice que ya nos podemos meter.
-Te voy a hacer una pregunta tonta-le digo-¿No hay aqui caimanes, pirañas, anancondas etc?
- Si- me contesta
-Vale solo era una pregunta tonta- y ya me tire al agua.
Al principio estoy acojonado. Como note algo por las piernas me subo a la canoa de un salto.Lo que mas miedo me da, aunque no se si hay, son los candirus, que son unos bichos muy pequeños que se meten por la uretra y abren una espinas que para sacarlos hay que cortar. Brrr. Al rato me relajo y se esta divino. Lo único que me mosquea es que el guía no se mete. Al día siguiente, pescamos pirañas en este mismo sitio. Así que haber hailas. Al rato de esta en el agua nos dice que subamos a la canoa que ha encontrado a Cecilia. Esta en un árbol subida a menos de 200 metros de nosotros.Espectacular. Se te puede comer de un bocado y nosotros bañándonos al lado.

 CECILIA LA ANACONDA

PIRAÑA PESCADA POR MI. LUEGO LA SOLTÉ

En resumen, a sido muy peligrosa mi estancia en la selva pero a sido una experiencia increíble. Para repetir sin dudarlo

ATRACO EN ECUADOR

17-12-2001 

Voy a contar una serie de anécdotas que me pasaron hace años en un viaje a Ecuador. Esto es de lo mas fuerte que me ha pasado en un viaje. Aun hoy me parece como de película. Los hechos ocurrieron yendo de lago Agrio a Baños. Volvía de la selva en autobús en un largo trayecto nocturno. A mitad de noche nos paran en un control militar y registran el autobús y los equipajes. Al rato nos dejan seguir. Mas tarde, estando yo en un estado de adormecimiento, se levanta un chaval que esta en el asiento de delante de mi y exclama:
-Esto es un asalto, la plata.- para, a continuación, efectuar dos disparos al aire. Menudo susto y menuda forma de despertar a uno.
Yo llevo encima una mochila de mano con una cámara buena, gafas de montaña, un altímetro etc. cosas de bastante valor. En cuanto oigo eso, tiro la mochila al suelo y le pego una patada debajo del asiento. Van tres atracadores en total. Uno va recorriendo el pasillo y pidiendo la plata (el dinero) a la gente y cerrando las cortinas del bus. Un hombre no le quiere dar nada y lo emprende a culatazos con la pistola. Tiene suerte que no le peguen un tiro, que aquí no se puede enredar. Yo le doy un monedero en el que llevo unos pocos dolares. En contra de mis esperanzas de que cogieran el dinero de la gente y se fueran, desvían el autobús por un camino y allí nos paran. Nos hacen descalzarnos y bajar del autobús. Conforme baja la gente, un hombre sentado en el primer asiento del bus y con una pistola,  los van cacheando. Yo bajo de los últimos.
-¿Que llevas aquí?- dice refiriéndose a una bolsa de las que se ponen en los riñones, por debajo de la ropa, para que no te roben
- Nada- respondo- solo unos papeles.
Me los hace sacar. Llevo una tarjeta de crédito, dinero, el pasaporte, el billete de avión, y algunas otras cosas . Llevo las  cosas en varios paquetes. Primero le doy el pasaporte. Lo abre, lo mira y me espeta:
-Español ¿no?
-Si- contesto
- A mi los españoles me metieron en la cárcel- Me dice.
Uff, mal empezamos. Le contesto que yo no tengo la culpa. Me lo devuelve y le doy los papeles de las vacunas, me lo devuelve y le doy otro de papeles sin importancia. Luego cuando me lo devuelve, le vuelvo a dar el mismo del principio y no se da ni cuenta. Vamos que le intento escamotear el que esta la tarjeta de crédito y el dinero. Si me roban la tarjeta la situación seria horrorosa, sin dinero ni tarjeta haber que hago.
En esto que le digo:
-No me quites el billete- Refiriéndome al billete de avión, que en esos tiempos no era electrónico y perderlo era una putada.
-¡¡Que no te quite que !!- exclama poniéndose de pie de un brinco y poniéndome la pistola en la cabeza.
- El billete de avión , que a ti no te vale para nada- le contesto. Inexplicablemente me dice -A, vale- y se sienta tranquilamente.
Justo pasa un de ellos por la puerta del autobús y le dice que me registre el. Me bajo y el otro no se ha enterado de nada , así que disimuladamente me meto las cosas al bolsillo y me voy donde esta el resto de la gente, osea tumbados en el suelo con las manos detrás de la cabeza. Uff  ya respiro mas tranquilo teniendo la tarjeta de crédito y el pasaporte en el bolsillo. Me doy cuenta que hay otro autobús y cuatro atracadores mas. Osea que lo tenían todo bien preparado.
Aquí afuera hace frío y como dentro del autobús llevábamos la calefacción, vamos todos en manga corta y para colmo esta llovizneando un poco. Con los nervios, menudas ganas de mear. A un grupo de mujeres les dejan mear pero los hombre a aguantarnos. Cuando acaban de revisarlo todo, nos dicen que al que se levante antes de un cuarto de hora le pegan un tiro. En cuanto se van nos levantamos. Subo al bus a ver que ha sido de mi mochila aunque sin esperanzas de encontrarla. Miro debajo de mi asiento y ¡¡Esta!!. La cojo y veo que pesa. Inexplicablemente no la han visto. Y digo inexplicablemente porque las botas si que me las han registrado por dentro y están pegadas a la mochila. Incluso han rajado el asiento por si había escondido dinero en las fundas. Menuda alegría me doy. Luego bajo a ver que a sido de la mochila grande. Al acercarme al maletero del bus veo una cazadora roja. Es mi cazadora de gore tex. No me lo puedo creer. Localizo la mochila. Me han vaciado la mochila entera menos los dos bolsillos laterales. Increíble la suerte que he tenido porque en un bolsillo llevaba mas dinero y otra tarjeta de crédito.
Al final me han robado 40 dolares y un reloj casio de los malos. Hablando con la gente a uno le han robado 200 relojes. Otro estaba acojonado porque llevaba 6000 dolares cosidos en el dobladillo del pantalón. Otro dice que su mujer ha salvado el dinero metiéndoselo en la vagina. La gente tiene recursos para todo.
Han pinchado una rueda de cada autobús. Los otros lo arreglan pronto y se van. A nuestro conductor la cuesta un verano.
En Baños voy a denunciarlo y me dicen que si es para el seguro. Le digo que no y me contesta que entonces para que denuncio
-¿Porque me han robado?- le contesto. Por su actitud ya veo que no vale de nada denunciar.
Os pongo dos fotos de la denuncia que hice.