JETI OGUZ, KIRGUISTAN EN BICICLETA

08-10-2016  


Karakol - Jeti Oguz   kilómetros: 67,79   tiempo 3:50:37


Antes de vender la bici hay un par de excursiones que quiero hacer. Una de ellas es a Jeti Oguz, también llamado "seven bulls"  Salgo de Karakol por donde entre. Osea, trafico de mierda y mala carretera. Lo bueno es que esta vez no llevo alforjas y no me resultan tan incómodos los baches. Me siento super raro al no tener el peso pero anda que no se agradece. Cuando llevo 7 kilómetros, ¡pinchazo! Se va el aire de la rueda en un momento. Voy a cambiar la cámara y... ¡¡desastre!! Se me han olvidado los parches y solo tengo una de repuesto. Jeti Oguz está a 30 kilómetros de distancia y como pinche a esa distancia a ver como vuelvo. Me estoy un rato pensando si seguir o no. Al final me decido, espero no arrepentirme.

 "CORAZON ROTO"



A 17 kilómetros viene el desvío, bien marcado por un gran cartel. Aprovecho una tienda que hay haciendo esquina para comprar unas patatas y algo de beber. Esta carretera ya es muy tranquila. Apenas pasa algún coche ocasionalmente en dirección a un pueblo que hay mas adelante. Pedaleo sin prisas, disfrutando del paisaje y de la paz y tranquilidad que se respira en el aire. Llego a una montaña partida por la mitad como si le hubieran metido un tajo con una espada. Le llaman el "corazón roto" por su similitud a uno. Al otro lado del mismo aparecen los "siete toros", unos preciosos acantilados de arenisca rojiza. En 1975 se declararon monumento natural para facilitar su protección. Cuando el sol se refleja en ellos son una maravilla para la vista. Me paso buen rato deleitándome con su contemplación.




Otro día aprovecho para ir con la bici al valle de karakol. El día no acompaña. Amanece con una llovizna ligera que poco después se para pero el cielo esta muy cubierto y amenaza lluvia. De todas formas decido intentarlo porque este sitio es el ultimo que me queda para ir con la bici y me interesa poder ponerla a la venta lo antes posible. Hay una garita a la entrada del valle en la cual hay que pagar para poder entrar al mismo. El camino es bastante malo y de haber venido con las alforjas habría tenido que renunciar. Cuando estoy a mitad de camino de donde quería ir me doy la vuelta. no me acompaña el día y estoy cansado.



Aprovecho los días de Karakol para hacer turismo. Visito el mercado de ganado del domingo, que es donde la gente vende sus animales. Esta hasta arriba de gente. He puesto un cartel en la bici de se vende y me paseo por allí con la esperanza de que alguno la quiera. Uno me pregunta y se reúne un grupo de gente pero me parece que as que interesarles lo que quieren e tomarme el pelo. Me doy vueltas por la ciudad mostrando el cartel. Un par de personas me preguntan y se quedan un ben rato pensando pero no hay manera. Me voy a un bar al que voy todos los días a tomarme un batido natural de chocolate que preparan buenísimo. Cuando cojo la bici para irme sale la chica que lleva el bar interesándose por la bici. Llama a un hombre y se la dejo para que la pruebe a ver si esta todo bien. ¡¡Le interesa y se la queda!! Menos mal. Ya empezaba yo a desesperar. Me costo 300 euros y la he vendido por 136. Ha hecho buena compra. De aqui ya me voy para Bishkek donde paso aburrido los días hasta partir a España.


 SE VENDE. ¡¡MITAD DE PRECIO!!

 PANES EN EL MERCADO


Me ha hecho unas temperaturas maravillosas todo el viaje. El último día paso de ir de manga corta por la mañana a nevar por la noche. Una bajada de temperaturas brutal. Voy a ver el jardín botánico pero esta cerrado y solo lo puedo contemplar desde fuera.



DE TAMGA A KARAKOL, KIRGUISTAN EN BICICLETA

6 y 7-10-2016 


De Tamga a Orgodnor   kilómetros 59,56  tiempo 3:38:37
De Orgodnor a Karakol    kilómetros 33,18   tiempo 2:13:23


Ya se va vislumbrando el final del viaje. Hoy es un día tranquilo. Dejo atrás el lago y nuevas montañas van apareciendo en el horizonte. Me encuentro con una pareja de ingleses que también van haciendo cicloturismo. Hablamos brevemente y continuo mi camino. Me duelen las piernas del esfuerzo de subir el puerto. A estas alturas del camino pensaba que ya se me habrían puesto fuertes pero va a ser que no. A la hora de acampar me cuesta un poco encontrar un sitio apartado, tapado por unos arboles.




La última etapa es horrorosa. Al acercarme a Karakol el trafico se intensifica y la carretera sigue igual de mala. Al principio cada vez que oigo un coche me salgo del asfalto y voy por la cuneta, pero mas tarde, en vista del trafico que hay, opto por ir todo el rato por la tierra. Y si el asfalto esta mal pues la tierra ni te cuento. Por fin el ansiado cartel de la entrada a Karakol. El fin del camino.
Busco el hotel que he reservado por internet y esta a tomar viento del centro. Menos mal que tengo la bici para desplazarme que si no....





PUERTO DE BARSKOON ASHUUSU 2º PARTE, KIRGUISTAN EN BICICLETA

4 Y 5 DE OCTUBRE 2016 



4-11:   kilómetros 44,34   tiempo: 4:34:18
5-11:   kilómetros 25,99   tiempo: 1:21:12

Amanece un día despejado y soleado. He pasado un poco de fresco esta noche pero se podía aguantar. De vez en cuando hay unas tuberías que echan un chorro de agua bastante grande para beber, lavarse etc. Pues he dormido a 2400 metros de altitud y a 2600 me encuentro con uno de estos chorros totalmente congelado formando una preciosa estalactita de hielo puro. Pensaba dormir a 3400 metros pero al ver esto cambio de idea. Si a esta altitud hace tanto frío como para congelar un chorro de estos a la que quiero dormir igual me levanto como un tempano de hielo. Lo malo es que me voy a tener que pegar un palizón hoy para poder llegar arriba. "Solo" tengo que subir hasta los 3800 metros.



Los arboles se van haciendo mas escasos hasta que terminan desapareciendo totalmente dando paso a un paisaje de alta montaña. La estatua de una cabra me da la bienvenida a un control de policía. Una bofetada de calor me sacude cuando entro a la garita. ¡Que bien se esta aquí! Me piden el pasaporte, me apuntan en un cuaderno y ya puedo seguir sin problemas. Ahora empieza lo bueno. Nada mas salir del control se ve como sube el camino en zigzag en fuerte pendiente. Vuelven a aparecer las señales del 12% de pendiente. ¡Yo creo que no tienen otras! El camino se empeora por momentos. Hay trozos en los que se a convertido en un lodazal y enseguida se obtura la rueda por el barro. Tengo que bajar a empujar y la fuerte pendiente no ayuda nada.




En el control había muchos camiones parados y arrancan todos de  vez. Me echo a un lado del camino para que pasen. Cuando miro para arriba veo como suben y suben y suben... zigzag tras zigzag. ¡Pues anda que no me queda! Después de varios descansos y mucho esfuerzo por fin se acaban los zigzag y el camino vuelve a esta en buenas condiciones. De vez en cuando pasan enormes camiones que hacen la función de autobús. Con esos bichos seguro que no atascan. Después de esto hay un cartel indicando los 3442 metros aunque mi altímetro dice otra cosa. Me paro a hacer las pertinentes fotos.



Ha continuación hay unos carteles que pone "avalanchas: no detenerse" y un poco mas allá "12% 6,5 km" ¡Como para no parar! El camino va por la falda de la ladera y en la cresta se ven unas cornisas de nieve bastante amenazadoras. Menos mal que todavía no es la época de nieves sino tiene que acojonar bastante pasar por aquí. Decido dejar buena parte del equipaje escondido al lado del camino. No lo he querido dejar antes porque cualquier cosa que me pasara en la bici o una caída o cualquier cosa hubiera sido fatal en caso de no tener saco ni ropa extra. Ahora ya vislumbro los zigzag finales y no me apetece subir peso tonto que la altitud ya me esta haciendo mella. Cada vez me cuesta mas respirar. Me encuentro con unos pastores que están bajando por el puerto unos rebaños de vacas y ovejas. Eso si que echarle huevos



Los últimos zigzag se hacen eternos. Falta el oxigeno y las piernas las llevo muy cansadas. El esfuerzo es máximo. Poco a poco voy comiéndome los zigzag. Uno, otro, otro.... hasta que , por fin, el cartel de 3819 metros. ¡¡Lo conseguí!! ... creo. Pues creo que no porque la subida sigue suavemente y no se ve el valle del otro lado. El sitio es precioso porque hay un pequeño lago en el que se refleja las blancas cumbres nevadas. Lo que se me hace raro es que no este congelado. Prosigo un poco pero, por lo que veo, aun me falta algún kilómetro para llegar. Decido no seguir porque el sol se esta ocultando detrás de las montañas y cuando se vaya del todo va a caer la temperatura en picado y aun tengo que perder bastante altura para acampar sino me quiero congelar.



La bajada es una gozada. Después del esfuerzo que me ha costado subir esto es una recompensa. Lo malo es que ya no tengo sol y estoy totalmente aterido de frío. Aun con guantes se me quedan heladas las manos y ni te cuento la nariz y las orejas. Estoy disfrutando tanto que casi me paso el sitio donde había guardado el equipaje. Me doy cuenta justo cuando paso al lado del sitio. ¡Menos mal! Rebaso a los ganados y sigo mi camino. En el barro tengo que tener cuidado de que no patine la rueda y me pegue un talegazo. Vuelta a inscribirme en el control y sigo bajando hasta donde estaba el monumento del camión. Estoy desecho. Por un lado satisfecho de haber subido tanto (me han salido 1400 metros de desnivel positivo) y por otro decepcionado por no haber visto el otro lado del valle. Cuando me voy a cambiar para dormir me doy cuenta que he perdido las mallas. Anda que si llego a acampar en altura....



Al día siguiente ya solo me queda bajar a Tamga a descansar. Me he levantado con las dos ruedas flojas de la bici. Las aguanto hasta el hostel

PUERTO DE BARSKOON ASHUUSU, KIRGUISTAN EN BICICLETA

DEL 2 Y 3 DE OCTUBRE 2016    


Tosor- Tamga  - distancia:19,04 km   tiempo: 1:06:20  
Tamga- mitad puerto Barskoon ashuunsu - distancia 33,67 km   tiempo: 3:44:55


De Tosor a Tamga es un mero tramite. Apenas 19 kilómetros llanos al lado del lago. Quiero dormir en hostel para descansar antes de afrontar el puerto de Barskoo Ashuusun, que asciende hasta 3800 metros. El día esta muy malo. Para entrar a Tamga hay que desviarse de la carretera principal y subir una rampa fuerte que se hace pesada. Arriba de la rampa hay un un antiguo avión que hace las veces de estatua. El día esta muy gris y, mientras me decido a cual de las varias guesthouse que hay en el pueblo voy, se pone a llover. Me tengo que dar prisa para encontrar una. No hay ningún cartel en la casa que me indique que es la guesthouse pero mientras miro a través de la valla a ver si es esa, aparece un hombre y me lo confirma.




 Al día siguiente empieza lo duro. El puerto sube desde poco mas de 1500 metros hasta 3800 y casi 50 kilómetros de longitud. La idea que llevo es subirlo en tres días pero por razones que contaré después lo acabo subiendo en dos. El día es espectacular. Los picos del otro lado del lago están totalmente nevados y fundiéndose a la vista, la nieve con el agua, haciendo que me quede maravillado de su belleza.
El camino esta muy bien arreglado pues va a parar a una mina de oro y le hacen un mantenimiento continuo. Nada mas empezar hay un cartel en el que avisan que hay condiciones extremas de frío, avalanchas, barro, desprendimientos, nieve, asistencia no disponible. Todo muy tranquilizador. Lo malo es que hay bastante trafico de camiones pero tampoco molestan mucho.
Hago paradas continuas para fotografiar el paisaje que tengo a mi espalda. Al principio el camino es suave con granjas y vallados a las orillas. De vez en cuando me cruzo con algún burro y caballos e incluso una pequeña aldea. Poco a poco el paisaje va cambiando y se empiezan a divisar las montañas nevadas a lo lejos. Un precioso bosque me acompaña a lo largo del camino mientras me aproximo inexorablemente a las montañas. De forma suave pero continua, voy cogiendo altura sin cansarme excesivamente. Paso por un pequeño lago cristalino en el que me paro a deleitar la vista en este paisaje alpino.




Llego a un sitio en el que hay como un monumento con un camión encima de un pedestal. Dudo si parar o no porque hay mesas y hasta baños. Parece un buen sitio para plantar la tienda. Como todavía estoy un poco bajo de altitud, con gran pesar mio sigo adelante. Cuando veo que se me va a echar la noche encima, busco un sitio para acampar. Enseguida encuentro un pequeño claro escondido del camino. Planto allí la tienda rodeado de altos pinos y con una buena vista del glaciar de la montaña que tengo delante. Me gustaría ver el anochecer por ver los colores cambiantes del glaciar pero el frío cada vez es mas intenso y me refugio pronto en el saco después de haber dado buena cuenta de la cena. Por la noche se oyen, cerca de la tienda, unos pedruscos deslizarse. Imagino que sera algún caballo. Me quedo ensimismado y pienso: este es un sitio ideal para que haya osos. Luego me doy cuenta que no he mirado que clase de animales hay por aquí. No se si habrá animales peligrosos o no. Al final me quedo dormido y ya no me entero de nada mas. Al final me han salido 1200 metros de desnivel y estoy cansado.





DE SALTY LAKE A TOSOR, KIRGUISTAN EN BICICLETA

30-09 y 01-10 


30-09-2016  distancia: 53,8  tiempo: 4:33:57
01-10-2016  distancia: 39,52  tiempo 2:25:33

A las siete de la mañana oigo pasos por fuera de la tienda. ¿Quién viene por aquí a estas horas, que estoy en el culo del mundo? Y encima se mete a una casa que no hay nada. Porque desde fuera no me ha podido ver es imposible saber que estoy dentro. Bueno, la verdad es que tampoco me ha molestado pero ya me he despertado y saber que hay alguien por fuera no ayuda a dormir por lo que me levanto a seguir ruta. Ayer lave la ropa en el lago y ya parece que se ha secado. No es que fuera un lavado a fondo pero de momento tiene que valer. El paisaje desde aquí es precioso con las nevadas montañas asomadas al otro lado del lago y la solitaria playa que me acompaña en el recorrido.




Vaya mierda de camino. Con razón en el mapa lo ponen como sendero. A lo primero solo paso de vez en cuando alguna barranquera llena de barro pero llega un momento que todo el camino es barro. Al instante se me acumula en las ruedas y no me deja avanzar. Tengo que bajarme de la bici, limpiar entre la horquilla y la rueda y seguir empujado la bici porque montado es imposible. Ahora son los pies y los pantalones recién lavados los que se llenan de barro pero por lo menos voy avanzando aunque de vez en cuando me tengo que parar a quitar el barro. Empujar la bici, con el peso que lleva, en estas condiciones es duro Menos mal que los trozos de barro no son demasiado largos aunque si que hay bastantes. Cuando no es el barro es la arena. La arena de la playa se acumula en el camino, se clava la rueda y no hay manera de avanzar. !Otra vez a empujar¡ Y encima la rueda trasera patina y por varias veces a punto está la bici de irse al suelo. Lo peor de todo es no saber si el camino seguirá hasta el final o se pondrá imposible en algún punto. Porque tener que darme la vuelta después de la paliza de empujar la bici y la de kilómetros que llevo por estos caminos me fastidiaría pero mucho, mucho.



Me tomo un descanso sentado en la playa leyendo un libro pero las hormigas que se me suben por el cuerpo hacen que ese descanso sea pequeño.
 Hay algún momento que el camino se desdibuja. Al cruzar un barranco hay huellas de un coche que va barranco arriba. No se que hacer porque el camino no esta muy claro y las huellas van por otro lado. Al final me decido a seguir el camino. Mas adelante sale un camino hacia las montañas y no se si es el que yo quiero. Lo sigo un poco y va a parar a una casa. Media vuelta. Aún veo varios caminos mas que salen pero hago caso omiso de ellos hasta que llego a uno que me convence un poco mas. Parece que he acertado. Después de 30 kilómetros por camino malísimo por fin consigo salir de allí. He acabado mas cansado que subiendo el puerto.


En Bokonbaev veo una oficina de información de turismo y no me lo pienso. Pregunto allí para ver dónde puedo dormir. Me ofrecen uno a un precio que me convence y no me lo pienso. El de información se sube a un coche y me dice que lo siga. Aun se va un poquillo lejos. Lo malo la pequeña subida que hay para llegar, que con lo cansado que voy, me cuesta subirla. Lo bueno de dormir en la guesthouse es que las cenas suelen ser bien buenas y abundantes. Tienen lavadora y me dejan hacer la colada gratis por lo que aprovecho para lavar la ropa en condiciones, porque frotarla un poco en el lavabo con jabón de tajo no sé si cuenta como un lavado. La cuelgo en el corral y espero que se seque para mañana.



Por la mañana recojo la colada que todavía esta un poco húmeda. Aun así me pongo los pantalones porque los otros que tengo son mucho mas gordos y bastante calor paso con los finos como para ponerme los otros. Cuando llevo un par de kilómetros comienzo a tener algo de frío. ¡Mierda! Me he dejado la camiseta x bionic en la guesthouse. Vale mas de 100 euro por lo que ni me lo pienso el volver. Allí sigue tendida y también unos calzoncillos. ¡Menos mal que me ha entrado frío y me he acordado de ella enseguida! Solo han sido dos km pero ya me ha fastidiado bastante el tener que darme la vuelta.


El día es tranquilo, con el aire a favor como viene siendo habitual. Voy siguiendo la orilla del lago y en los campos de alrededor se recortan las siluetas de los caballos y las vacas pastando en los prados con las magnificas montañas de fondo. Desde la carretera veo un sitio que puede estar muy bien para acampar. Mas o menos escondido y a pie del lago.Llevo pocos km pero ni me lo pienso. Aun estoy cansado de la paliza de ayer. Aquí se esta divino con el relajante ruido de las olas de fondo rompiendo contra la playa. Me paso lo que me queda de tarde leyendo y contemplando el lago mientras dejo volar mi mente. Cuando esta oscureciendo se pone a llover y me toca refugiarme dentro.