QUINDAO

06-09-2010 .


Es un autobús con literas pero es muy cutre. Nada que ver con el que cogí para ir a Xian. Llegamos mucho antes de lo que yo me esperaba. A las 7 de la mañana ya estábamos allí. Al ir a montar la bici, me encuentro con la cadena echa un lío. No hay manera de ponerla bien. Aún lo intenta también un chino que había por allí pero tampoco. Así que me voy a lo radical, le quito un eslabón. Lo malo es que hace mucho que no lo hago y no me acordaba que no había que sacar el eslabón del todo, sino luego no hay manera de meterlo. Menuda sudada para meterlo y no hay manera. Después de mucho probar y sudar al fin entra.
Les pregunto por la estación de autobuses (hemos parado en un callejón) y me señalan enfrente, pero resulta que debía haber mas de una y yo pensaba que me decían la que salia en la guia, así que voy todo el rato muy despistado. Aun así encuentro bien el sitio cuando por fin lo aclaro.



Lo primero que hago cuando ya tengo el alojamiento es ir a por el billete de ferry. Ningún problema. Ya le voy cogiendo el truco, lastima que ya solo me queda un día en China. Al volver al hostel me hace un ruido raro la bici. La rueda de atrás tiene mucho juego, creo que se me a partido el eje de la rueda.

1 comentario:

  1. Que bien Rafa. Vaya viaje que te estás pegando. Gracias al blog te seguimos de cerca. Me alegro mucho de que te vaya tan bien y de todo lo que estás viendo y disfrutando.
    Suerte y ánimo.
    Besos y un abrazo muy muy fuerte.
    Varuna.

    ResponderEliminar