CUEVA AJO Y AGUA, CALCENA

31-12-2016


Estamos ya en el ultimo día del año y para acabarlo bien que mejor que una cueva. Este año voy a celebrar la nochevieja con la gente del club de montaña, en el pueblo de Calcena. Hace menos de un año que me junte con este maravilloso grupo pero parece que nos conociéramos de toda la vida. Ha sido un año muy intenso, con un montón de actividades, de fiestas y de comilonas, he conocido a gente fantástica y me lo he pasado pipa. Y que mejor que acabar el año con ellos.


En Calcena hace un frío que pela. Tenemos pensado hacer cuevas y escalar. Decidimos ir primero a la cueva mientras se calientan un poco las paredes. Viniendo hacia aquí había muchísima niebla pero, por fortuna, llegando al pueblo se ha ido disipando. Para llegar a la cueva aparcamos el coche en un puente a 1 kilómetro de Calcena dirección a Oseja. Cruzamos el puente y cogemos un camino a mano derecha. Seguiremos por él unos 200 metros hasta una barranquera y pasada la barranquera encontraremos la cueva en la primera pared a nuestra izquierda. Recorremos la pared entera sin encontrar la boca de entrada. Yo me pego un castañazo bueno al resbalar en una piedra, afortunadamente no me hago mal. La escarcha cubre el suelo y los arbustos lo que los hace muy resbaladizos. Mirando la foto que sale en el libro que llevamos, la entrada es un agujero que habíamos descartado por parecernos demasiado estrecho.






¡Y allí que vamos! Yo entro primero. El agujero es ciertamente estrecho y va a parar a un destrepe de metro y medio. El problema es que sales de cabeza del agujero y tienes que hacer contorsionismo para pasar las piernas y hacer el destrepe. Me quedo allí para ayudar al resto. Es la primera cueva de Miguel y Adriana y la segunda ( y no se si la volveremos a convencer) de Sonia. Porque  ademas la cueva esta llena de arañas bastante hermosas y parece que no le hacen excesiva gracia.
Va pasando la gente unos con mas arte, otros con mas gracia y sobre todo, con una sonrisa y algunos encanados de risa. Conforme van superando el obstáculo se van introduciendo en la cavidad. Es muy corta y no tiene ninguna dificultad por lo que no hace falta ir juntos. Mas adelante hay otro estrechamiento en el que hay que hacer un giro de caderas pero muy facilico. Al final se llega a una sala en la que, sobre una piedra, hay figuras de barro que ha hecho la gente que entra a la cueva. Podemos observar un cerdo, un seta con la rana Gustavo encima etc.... Nosotros contribuimos con un muñeco de nieve que es lo propio de estas fechas. Desde esa sala parte una gatera un poco larga llena de barro. Ahí que se han metido tres valientes chicas... y que salen con barro hasta las cejas. Hay tanto barro que cuando te paras un rato sobre el, el pie te hace succión. Desde aquí ya solo queda volver a la entrada y salir por el agujero, tarea mas fácil que entrar. Y con una sonrisa de satisfacción dibujada en nuestras caras nos vamos a escalar, pero eso ya es otra historia...





No hay comentarios:

Publicar un comentario