ISLA HAVELOCK, ANDAMAN, INDIA

24-01-2017 
 


Mal empezamos el día, preludio de lo que me espera. A las ocho de mañana me tocan a la puerta. Abro y me encuentro al de recepción que tengo que hacer la salida.
-Anoche me dijiste que el check out era a las diez- le replico airado
-Que tengo otro huésped- me contesta
Allí estamos discutiendo. Al final le digo de muy mala ostia que necesito diez minutos para recoger todo y   le cierro la puerta. Recojo las cosas y me piro escaleras abajo. Le digo algo de muy mala leche y me dice que me deja otro cuarto hasta las diez. A las diez menos diez ya me está echando.


Cojo un rickshaw al puerto y allí tengo que esperar dos horas a que parta el barco.  En una pequeña tienda me cojo el desayuno que consiste en unos panes ázimos, que yo solo quería el pan, y me los pone en un plato con algo que parecen judías y una mezcla de verduras. No está del todo malo. Se coge el pan con la mano, en teoría con la derecha, porque la izquierda es la impura con la que se lavan el culo cuando cagan. Lo malo es que yo soy zurdo y no me acabo de acostumbrar a usar la derecha. Se coge el pan y se rellena con lo que me han puesto en el plato y para adentro. No ponen cubiertos. Todo se come con la mano.  Por 40Rs ya he desayunado.
La salubridad deja mucho que desear. Al lado hay un rio en el que hay más mierda y basura que agua y que destila un olor pestilente. Un rio con personalidad propia. Vamos que si te caes,  en vez de ahogarte podrías andar por encima,  salir de él y morirte a causa de los seres microscópicos y no tan pequeños que lo habitan y que estarán encantados de hacer de tu cuerpo su nueva casa por un breve espacio de tiempo. Hasta que la espiches vamos. 



En el puerto hay que hacer cola para que te sellen el billete. Total que eso de un yate y demás era tongo. Es el ferri estatal. El mismo que coge todo el mundo. Pero bueno, como no había en taquilla pues he tenido que morir al palo. Eso sí, estoy en la mejor clase. Mientras esperamos a que desembarquen los que llegan de la isla me doy cuenta que tengo algo blanco en la parte de debajo de la mochila. La abro y… ¡sorpresa! Se me ha vaciado el bote de la espuma de afeitar entero dentro de la mochila. Me pongo a limpiarlo con el papel del culo lo mejor que puedo. Noto todas las miradas centradas en mí, con disimuladas y no tan disimuladas sonrisas. ¡Qué vergüenza! Un indio me da unos papeles para que la limpie pero he quitado lo gordo, cierro la mochila y ya lo limpiare mejor en el hotel.

RIO LLENO DE MIERDA

Esta el aire acondicionado a tope, menos mal que soy previsor y llevo en la mochila de mano  una camiseta de manga larga. En cuanto salimos del puerto sale todo el mundo en tropel para asomarse a la barandilla y todo el mundo a hacerse fotos y sefies. En poco rato han montado una fiesta. Música india a todo volumen y todo el mundo a bailar como en las películas de Bollywood.¡¡Pita, pita, pita deeel!! El que no se divierte porque no quiere. Llegamos a  puerto sin problemas. El equipaje lo van lanzando de la bodega y los pasajeros nos arracimamos como borregos detrás de una cuerda que evita que nos lancemos sin control a por ellas. Un cartel nos da la bienvenida a la isla Havelock. 


¿Cómo es posible que no haya un solo tuc-tuc  esperando a los pasajeros? Solo taxis de coche. Me piden 500 Rs ni más ni menos por llevarme a la playa cinco que está a unos cuatro kilómetros. Menudo robo y además no dejan regatear. Hay un grupo de turistas al que me pego a ver qué hacen. Van también de un lado a otro buscando transporte. Al final cogen un taxi y me ofrecen unirme a ellos para compartirlo. Somos seis personas con mochilas grandes en un coche que apenas caben cinco pero nos las apañamos bien. Total el trayecto es corto.
Me dirijo a dive india que aunque por internet me dijeron que no tienen alojamiento no me cuesta probar y además quiero reservar el buceo de estos días. Pues ni tienen sitio para dormir ni para bucear. ¡Desastre! Voy preguntando por varios resort y todos están llenos. Me estoy empezando a desesperar un poco. Esto no pinta nada bien. Me encuentro con un alemán con el que he coincidido en el taxi y el ha conseguido alojamiento para dos días pero está buscando para el resto. Con mi limitado ingles, creo que me está ofreciendo compartir la habitación porque le ha salido bastante cara, 40 euros al día. De todas maneras seguimos preguntando hasta que por fin en uno tienen sitio para toda la semana. Me sale a 1300 Rs (20 euros)) la cabaña con baño por noche que visto lo visto no está mal de precio.




Ahora toca reservar el buceo. Echo a andar calle arriba a ver si encuentro algún centro de buceo. Hay una tienda que anuncian inmersiones y entro a preguntar. La verdad es que no me he enterado de la mitad de las cosas que me ha dicho. Al final contrato diez inmersiones con ellos. Me dice que el primer día es de refresco pero que eso es gratis, que no me lo cobran, y luego haremos una inmersión porque mañana no hay bote, o eso me parece entender. Y luego al día siguiente haremos tres y el resto dos. A ver qué tal va la cosa. Por diez inmersiones me cobran 26250 rupias, unos 37 euros la inmersión. ¡Qué caro es bucear! Espero que merezca la pena el esfuerzo de haber venido hasta aquí. Me tienen que llevar en moto a un cajero para sacar dinero pues no tengo tanto y los bancos están cerrados para poder cambiar euros. Solo deja sacar de 10000 en 10000Rs. Y ya con la cuenta de ahorros mas vacía me voy a cenar y a un merecido descanso. Hasta las once no he quedado para el buceo. Madrugan poco. 



1 comentario: