BARRANCO BERGAZO

08-01-2017


Me levanto y me abrigo para salir de la caravana. Hace mucho frío como para prepararme unos huevos fritos por lo que opto por unas magdalenas. El coche me marca 5,5 grados bajo cero. Un poco mas de calor que ayer. He quedado con el resto en fiscal para hacer el barranco Bergazo, a ver si lo pillamos con formaciones de hielo.
Desde fiscal, por el camping, cogemos el camino que va a dirección a Bergua. Sin entrar al pueblo dejamos el coche al lado del camino que esta en buenas condiciones. Nos cambiamos aquí. Algunos optamos por abrigarnos un poco y los valientes van en bañador. Hace bastante frío aunque solo es cuestión de tiempo que caliente el sol. Cruzamos el pueblo en dirección a las pasarelas del Forcos que cruzaremos y cogeremos el camino que lleva a Escartin. Hay carteles que marcan la dirección por lo que de momento es difícil perderse. Nosotros en vez de empezar desde el principio que no tiene mucho interés optamos por entrar mas adelante. La senda en las partes sombrías esta llena de cristales de hielo muy espectaculares. Luego, en las zonas de sol, el hielo desaparece.





Reseña de la pagina http://www.barranquismo.net/paginas/barrancos1/bergazo.htm

OPCIÓN: Entrada directa a la parte engorgada. Si queremos evitar la parte inicial del barranco, abierta y de menor interés, entraremos desde una senda que parte de una curva de la PR117 antes de llegar a la población de Escartín. En una curva muy marcada a la izquierda con la señal de PR en ángulo (mojonada), sale un sendero fácil de seguir unos 20 m hasta un mirador y luego va siguiendo la curva de la ladera sin perder cota. Desde el mirador el camino (sin balizar) aparece bastante vestido de vegetación en algunos tramos. Esta senda, ganando un poco de cota, nos lleva hasta un camino empedrado en desuso. Siguiéndolo, llegaremos a un derrumbe del camino, que sortearemos y volveremos a subir para volver a tomar el camino que nos lleva hasta el cauce, dejándonos cerca de la cabecera del rápel 4. 


La senda esta muy desdibujada y nos guiamos por el GPS que lleva Miguel Angel. Aun así eso no nos evita el jabalinear y comernos zarzas, pinchos y demás armas mortales que la naturaleza ha dispuesto para poner las cosas difíciles a los desdichados barranquistas que se atrevan a desafiarla. A algunos le van apareciendo finas marcas rojas en las piernas que aumentan con el paso de los minutos. Mariano acaba con las piernas en perdición. Parece que le ha atacado una gata salvaje. Y Marta acaba con un fino arañazo cruzandole la mejilla. Por fin llegamos al barranco. Aprovechamos que ya empieza a subir la temperatura para comer antes de cambiarnos. Frutos secos, fuet, chocolatinas e incluso.. ¡una cerveza que saca Jose! El cauce esta helado y los crampones se vuelven imprescindibles. 





El barranco esta precioso aunque apenas tiene formaciones de hielo. El cauce esta helado y los destrepes son delicados y tenemos que tener mucho cuidado. La capa de hielo es bastante gruesa y podemos pasar por las poza sin que se rompa el hielo y evitar mojarnos. De vez en cuando se nos rompe alguna y aprovechamos para echar guerras y tirarnos enormes trozos de hielo para salpicarnos. En una de las pozas vemos unas fascinantes formas debajo del hielo. Son burbujas que se han congelado. Espectaculares. De vez en cuando aparecen bellas estalactitas de hielo aunque en pequeñas cantidades. Hay un rapel con una preciosa poza verde debajo que hace las delicias a los ojos. Como el agua está helada el agua está completamente en calma y transparente. llegamos a un pasillo en ligera rampa descendente sin ninguna piedra. Decidimos hacer un tobogan, sin talento ni conocimiento porque el pasillo acaba en un rapel de 17 metros. Se ponen Miguel Angel y Mariano para pararnos. Lo que no habíamos contado es..  ¡que llevamos puestos los crampones! Con lo que eso de pararnos se puede complicar un poco. Yo acabo parando en unas piedras. Es super divertido. Nos quedamos con las ganas de repetirlo pero lo dejamos a ver si nos vamos a ir para abajo. 





De momento apenas nos hemos mojado en una poza y los pies de vez en cuando. Aun así los pies los llevo helados. Llegamos al barranco Forcos y aquí si que hay una gran y preciosa formación de hielo en una de las paredes. Algunos quieren seguir adelante por el barranco y otros salir ya por el camino porque estamos helados. Al final se opta por seguir. Aquí si que se han acabado las pozas heladas. y nos tenemos que meter hasta el cuello. Ya hace un rato que nos hemos quitado los crampones y salvo algún destrepe con un poco de hielo, que bajamos con cuidado, ya no nos hacen falta mas. Ahora si que tengo frío de verdad. El dedo meñique casi ni lo siento. Hay arboles con las ramas a ras del agua en los que se ha acumulado el hielo dandoles bellas formas acampanadas. Tenemos que hace algún salto muy a mi pesar y es tocar el agua y ponerme a nadar a toda velocidad para salir. Hemos tenido suerte con el tiempo porque hace un día muy bueno. Estaremos a unos 10 grados. Lo malo es que ya se ha ido el sol y eso se nota mucho en la temperatura. 
A la vuelta me quito los guantes de neopreno y me caliento las manos. Me duelen al descongelarse pero poco a poco voy recobrando la sensibilidad. Unos mastines nos vienen a recibir en el camino de vuelta. Menos mal que hay una valla porque uno le pega un bocado a la valla que da miedo. 
Ya al coche, a Fiscal y al lado de una estufa, con unas cervezas y un pincho de tortilla, nos relajamos después de esta gran aventura. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario