CHENNAI, INDIA

31-01-2017  


Cuando salgo del hotel ya está el taxista esperándome para llevarme al aeropuerto. Hago los trámites del aeropuerto y a volar rumbo a Chennai. Como tengo que coger el avión a las seis de la mañana decido quedarme a dormir en el aeropuerto, donde dormí el día que llegue. Dejo las cosas en un cajón debajo de la cama con un candado y me voy a ver Chennai. Quiero ir a ver el fuerte de San Jorge. Fue construido en 1653 por la compañía británica de las indias. Para ello voy a la estación de metro del aeropuerto pero allí me dicen que el metro no va al fuerte, que me coja un tren de cercanías que están al otro lado de la acera.
 Para allí que voy. El billete en clase ordinaria cuesta 5 Rs, en primera clase 100. Cojo ordinaria, por supuesto, que hay que ahorrar. Como la estación es de cercanías solo hay un andén. Lo único que hay que tener cuidado es de no cogerlo en la dirección equivocada. Lo mejor preguntar. Al sacar el billete como no lo tengo claro estoy un rato mirando los carteles y un hombre me dice si me puede ayudar en algo. Así mucho más fácil. Luego me dice la dirección del tren que tengo que coger. Llega el tren y ne subo al primer vagón que pillo. Yo creía que aquí en la India siempre van a reventar los trenes pero este va muy vacio. El vagón en sí, es muy viejo y muy cutre. En esto que pasa el revisor y me pide el billete. Se lo doy, me mira y me dice que me va a poner una penalización. ¿¿Comorr?? Resulta que me he metido en el vagón de primera clase. Por eso va tan vacio. Tengo que pagar 310 Rs. AL final se apiada de mí y me dice que en la próxima parada me cambie de vagón.

 PARADA DE EMERGENCIA DEL TREN



Todas las estaciones tienen el nombre en hindi y en alfabeto latino por lo que no hay problema de saber donde hay que bajarse. La basura, suciedad, ruido, olores y pobreza campan a sus aires por las calles. Cualquier rincón es bueno para tirar la basura o para ponerse a mear. Gente, sin ni siquiera dinero para unas sandalias, van pidiendo por la calle. Dan mucha pena cuando se acerca alguna mujer con niños pequeños o ancianas pero hay tantos que poco puedes hacer. Es verdad que cuando estuve hace muchos años se veía mucha más que ahora pero aun así sigue habiendo demasiada miseria porque tienen tan poco que no llegan ni a pobres. En mis viajes he visto mucha gente pobre pero por lo menos tenían un sitio para vivir, aunque fuera ruinoso, y algo que echarse a la boca, pero aquí en India no tienen ni eso.
Y luego la gente son unos guarros. Todo al suelo, escupir, mear, papeles etc… Cuando pasas al lado de un rio mejor no respirar. Como puede llevar un rio de tamaño considerable tanta mierda y contaminación. Las aguas son negras y huele que apesta. Por no hablar de toda la mierda que se acumula en la ribera. Yo creo que tomas una muestra para analizar y se te derrite la probeta. Además es que son todos los ríos sin excepción.

 CUALQUIER RINCON ES BUENO PARA ACUMULAR LA MIERDA

PEQUEÑOS TEMPLOS APARECEN EN TODOS RINCONES


Sin más contratiempos me bajo en la parada y con la ayuda de la brújula que llevo encima echo a andar dirección al fuerte. Las distancias engañan y pienso que me he equivocado así que pregunto. Voy bien. La pateada hasta la puerta es larga. Me ha engañado el mapa. En la puerta hay unos controles y me tengo que apuntar en un libro. Parece que hay bastantes edificios gubernamentales dentro del fuerte. Me parece que solo puedo visitar el museo. La entrada a precios del 2017 son 200Rs que en la guía que es del 2015 ponía 100 y es que han  subido al doble el precio de todas las entradas a todos los monumentos de la India. El museo es una mierda. No me ha merecido la pena venir hasta aquí para lo poco que hay. En un  momento ya está visto, así que me vuelvo para el aeropuerto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario