DE SALTY LAKE A TOSOR, KIRGUISTAN EN BICICLETA

30-09 y 01-10 


30-09-2016  distancia: 53,8  tiempo: 4:33:57
01-10-2016  distancia: 39,52  tiempo 2:25:33

A las siete de la mañana oigo pasos por fuera de la tienda. ¿Quién viene por aquí a estas horas, que estoy en el culo del mundo? Y encima se mete a una casa que no hay nada. Porque desde fuera no me ha podido ver es imposible saber que estoy dentro. Bueno, la verdad es que tampoco me ha molestado pero ya me he despertado y saber que hay alguien por fuera no ayuda a dormir por lo que me levanto a seguir ruta. Ayer lave la ropa en el lago y ya parece que se ha secado. No es que fuera un lavado a fondo pero de momento tiene que valer. El paisaje desde aquí es precioso con las nevadas montañas asomadas al otro lado del lago y la solitaria playa que me acompaña en el recorrido.




Vaya mierda de camino. Con razón en el mapa lo ponen como sendero. A lo primero solo paso de vez en cuando alguna barranquera llena de barro pero llega un momento que todo el camino es barro. Al instante se me acumula en las ruedas y no me deja avanzar. Tengo que bajarme de la bici, limpiar entre la horquilla y la rueda y seguir empujado la bici porque montado es imposible. Ahora son los pies y los pantalones recién lavados los que se llenan de barro pero por lo menos voy avanzando aunque de vez en cuando me tengo que parar a quitar el barro. Empujar la bici, con el peso que lleva, en estas condiciones es duro Menos mal que los trozos de barro no son demasiado largos aunque si que hay bastantes. Cuando no es el barro es la arena. La arena de la playa se acumula en el camino, se clava la rueda y no hay manera de avanzar. !Otra vez a empujar¡ Y encima la rueda trasera patina y por varias veces a punto está la bici de irse al suelo. Lo peor de todo es no saber si el camino seguirá hasta el final o se pondrá imposible en algún punto. Porque tener que darme la vuelta después de la paliza de empujar la bici y la de kilómetros que llevo por estos caminos me fastidiaría pero mucho, mucho.



Me tomo un descanso sentado en la playa leyendo un libro pero las hormigas que se me suben por el cuerpo hacen que ese descanso sea pequeño.
 Hay algún momento que el camino se desdibuja. Al cruzar un barranco hay huellas de un coche que va barranco arriba. No se que hacer porque el camino no esta muy claro y las huellas van por otro lado. Al final me decido a seguir el camino. Mas adelante sale un camino hacia las montañas y no se si es el que yo quiero. Lo sigo un poco y va a parar a una casa. Media vuelta. Aún veo varios caminos mas que salen pero hago caso omiso de ellos hasta que llego a uno que me convence un poco mas. Parece que he acertado. Después de 30 kilómetros por camino malísimo por fin consigo salir de allí. He acabado mas cansado que subiendo el puerto.


En Bokonbaev veo una oficina de información de turismo y no me lo pienso. Pregunto allí para ver dónde puedo dormir. Me ofrecen uno a un precio que me convence y no me lo pienso. El de información se sube a un coche y me dice que lo siga. Aun se va un poquillo lejos. Lo malo la pequeña subida que hay para llegar, que con lo cansado que voy, me cuesta subirla. Lo bueno de dormir en la guesthouse es que las cenas suelen ser bien buenas y abundantes. Tienen lavadora y me dejan hacer la colada gratis por lo que aprovecho para lavar la ropa en condiciones, porque frotarla un poco en el lavabo con jabón de tajo no sé si cuenta como un lavado. La cuelgo en el corral y espero que se seque para mañana.



Por la mañana recojo la colada que todavía esta un poco húmeda. Aun así me pongo los pantalones porque los otros que tengo son mucho mas gordos y bastante calor paso con los finos como para ponerme los otros. Cuando llevo un par de kilómetros comienzo a tener algo de frío. ¡Mierda! Me he dejado la camiseta x bionic en la guesthouse. Vale mas de 100 euro por lo que ni me lo pienso el volver. Allí sigue tendida y también unos calzoncillos. ¡Menos mal que me ha entrado frío y me he acordado de ella enseguida! Solo han sido dos km pero ya me ha fastidiado bastante el tener que darme la vuelta.


El día es tranquilo, con el aire a favor como viene siendo habitual. Voy siguiendo la orilla del lago y en los campos de alrededor se recortan las siluetas de los caballos y las vacas pastando en los prados con las magnificas montañas de fondo. Desde la carretera veo un sitio que puede estar muy bien para acampar. Mas o menos escondido y a pie del lago.Llevo pocos km pero ni me lo pienso. Aun estoy cansado de la paliza de ayer. Aquí se esta divino con el relajante ruido de las olas de fondo rompiendo contra la playa. Me paso lo que me queda de tarde leyendo y contemplando el lago mientras dejo volar mi mente. Cuando esta oscureciendo se pone a llover y me toca refugiarme dentro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario