DE CHAEK A KOCHKOR, KIRGUISTAN EN BICICLETA

25, 26 Y 27 - 09 - 2016


25-09  DISTANCIA 46,95 TIEMPO 3:53:20 DESNIVEL +548m  - 134m
26-09  DISTANCIA 80,22 TIEMPO 4:38:02 DESNIVEL  + 627m  -1008m

El paisaje por estos lares es muy árido. Apenas algún árbol salpica el paisaje en la lejanía. Áridas montañas, desprovistas de vegetación, se alzan a lo lejos y en sus faldas, unas ralas hierbas salpican de tonos marrones sus peladas laderas.
Una de las cosas que mas me llama la atención son los cementerios. Me los encuentro muy a menudo al lado de la carretera. Fastuosas tumbas con formas de mezquita, con sus cúpulas elevándose al cielo y sus paredes de adobo que se mimetizan perfectamente con el entorno. Otras son barras de hierro que simulan ser una yurta. Las hay que simplemente que son cuatro muros levantados sin ningún adorno mas que la foto del difunto. Las hay de todos tamaños y en diferentes estados de conservación.



Hoy el día pasa tranquilo. Una vez oigo como un pájaro cerca de mí pero por mucho que miro no lo veo, hasta que se me ocurre echar la vista al suelo y resulta que no era un pájaro lo que estaba oyendo- Era un gato pequeño que me está siguiendo. Lo cojo y lo pongo en la cuneta otra vez, pero enseguida sale al medio de la carretera. Mientras sigo mi camino espero, en vano, que se meta otra vez a la cuneta. Cuando estoy muy lejos veo que viene un coche y un camión y el gato está en mitad de la carretera. El coche lo esquiva pero el camión me parece que no va a tener sitio. No quiero mirar y sigo adelante sin volver la vista atrás. No llevo muchos kilómetros pero el cielo está muy negro y amenaza lluvia por lo que en cuanto encuentro un sitio para acampar me paro y planto la tienda. Al poco se echa a llover lo que demuestra lo acertado de mi decisión. Tengo una vista magnifica con todo el valle a mis pies y las montañas a lo lejos.



Amanece buen día. Ayer tuve problemas con el freno delantero que hacia un ruido raro. Al final con un poco de aceite se soluciona el tema. Hoy toca subir y el asfalto desaparece rápidamente dando paso a caminos en mal estado donde predominan las rodadas de los coches y el tacatacataca de los baches es continuo. En una de estas se me cae la bocina. Menos mal que me doy cuenta. Me gusta llevar una bocina en los viajes que hago en bici porque a la gente le mola y muchas veces se acercan solo por ella.
A los 40 km vuelve el asfalto. Un asfalto en unas condiciones pésimas. Hasta en la carretera general es malo. Desde arriba del puerto ha sido todo bajada y con el aire a favor, lo que hace que , pese a la mala calidad del asfalto, pueda disfrutar a gran velocidad y sin pedalear apenas.




Llego a Kochkor y encuentro un cartel en la calle que marca happy hostel a 500 metros. Voy a probar a ver. Tienen wifi y está bien el sitio así que allí me quedo. Estoy en una habitación compartida por 500 som pero como no hay nadie la tengo para mí solo. Se cena en una yurta que tienen en el patio. Me ponen un tazón de sopa, con arroz y patata que me como en un suspiro. Me ofrece repetir a lo que digo que sí. Tengo un hambre voraz. Es curioso pero cuando no tenía comida no tenía hambre pero estos días que como bien me entra un hambre atroz. Aquí me quedo un día mas a descansar que me lo he ganado y las piernas no dan mas de sí. La mujercica que lleva esto es muy maja. Aunque no le entiendo nada, no hace mas que cascar y repetir algo de españoles e italianos y se ríe. El marido no dice una sola palabra pero es muy atento. Se ha puesto a llover y me ha tapado la bici con un plástico. Al día siguiente que hay dos suizos nos dice que le hagamos unas fotos y se pone el traje de gala para la ocasión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario