POSETS. SALIDA PROMOCIONAL DEL CLUB DE MONTAÑA PIRINEOS

23-04-2016  

Nos hemos reunido 19 intrépidos montañeros del club de montaña Pirineos para acometer la ascensión del segundo pico mas alto del pirineo español: el Posets con 3375 metros.
Lo primero es una parada en Graus para coger fuerzas. Y nada mejor para ello que unos huevos fritos por su sitio. De allí nos dirigimos al pueblo de Eriste y subimos con el coche, por la pista, hasta el aparcamiento desde el cual se empieza la ascensión. La pista no esta en muy buen estado y los bajos pegan de vez en cuando si no se va con cuidado. Desde allí nos ponemos en archa hacia el refugio del Angel Orus que es donde vamos a pasar la noche.


El miércoles, la previsión del tiempo para el fin de semana era malísimo pero, afortunadamente, ha ido mejorando conforme pasaban los días. Nos ha hecho unos días buenísimos. Solo nos podemos quejar del fuerte viento el día de la ascensión. La nieve esta a una cota bastante baja para ser finales de Abril. Nos la encontramos cuando afrontamos el repecho que nos lleva hasta el refugio. Nos meten a todos en la misma habitación en la que hay literas corridas. En el refugio nos proporcionan mantas. Las sabanas, si quieres te las venden.


En el grupo va gente de todos los niveles, desde gente que hizo el curso de iniciación la semana anterior hasta gente con mucha experiencia por lo que los monitores deciden hacer unas prácticas de autodetención. Nos vamos a una rampa detrás del refugio. La nieve esta muy blanda lo que dificulta el poder deslizarnos para frenar. Hacemos un tobogan y cuando nos dice Alberto que se ha quedado abajo, nos frenamos con el piolet. Así varias veces. Poco a poco el surco se va haciendo mas profundo y, cuando alguno probamos a tirarnos de cabeza, esto dificulta el podernos girarnos bien. Entre espera y espera vuelan algunas bolas de nieve.


Hemos acabado empapados de tirarnos por la nieve y aprovechamos la estufa de pellet para poner a secar la ropa. No queda ni un pequeño hueco en las sillas puestas alrededor del fuego. Para la cena nos ponen unos espaguetis con setas , muy buenos. De segundo unas pechugas empanadas con patatas y para postre una tarta que esta buenísima. Me he comido dos. Nos vamos a dormir temprano, no llegan a las diez de la noche. Con tanta gente dormir es una misión difícil. Los ronquidos y los ruidos se alternan a lo largo de la habitación. Alguno no ha pegado ojo.



A las cinco y media nos levantamos. Con dos baños para diecinueve esto es un caos. Lo mejor ir a desayunar y venir después. El desayuno es normalillo con una especie de bufe libre. Luego toca equiparse. Botas que están heladas y mojadas de ayer y los crampones. No se la temperatura pero es seguro que estamos a varios grados bajo cero. Hay chupones de hielo en la barandilla del refugio. El aire ruge con fuerza. Ha empezado a mitad de la noche y parece que nos va a seguir acompañando. Empezamos de noche con los frontales pero a los pocos minutos ya empieza a amanecer.



El día es espectacular. Pronto tenemos que parar a quitarnos ropa. Aunque la temperatura es baja, el sol pega con fuerza. A muchos se les congela el tubo del agua y a mi se me forma hielo en la boca de la cantimplora. Anoche nevó un poco, y la nieve polvo se nos clava inclemente en las partes expuestas del cuerpo impulsada por el fuerte viento que nos azota. Pequeños remolinos de polvo se forman a nuestro alrededor envolviéndonos mientras nos protegemos la cara. El aire nos  acompaña hasta que entramos en la canal fonda, donde nos da un pequeño descanso hasta alcanzar la pala final.




Se han ido formando tres grupos según el estado de forma de la gente. El paisaje es espectacular sobre todo cuando echamos la vista atrás. A nuestra izquierda se eleva con sus elegantes formas el diente de llardana al que poco a poco vamos dejando cada vez mas abajo. Ya solo nos queda la pala final y la arista. El aire vuelve a hacer acto de presencia acompañándonos hasta la cima. El terreno se empina y aquí ya hay que andar con mas cuidado pues una caída podría ser fatal. Poco a poco nos acercamos a la cima. Un paso, otro, un pequeño descanso, despacio vamos acortando las distancias. Ya la tenemos muy cerca. Solo nos falta la arista y ya estamos. La arista es el punto mas delicado de la ascensión. no mas ancha que una mesa y con las rachas de viento que nos sorprenden cuando menos lo esperamos, tenemos que poner los cinco sentidos para cruzarla. Las dos vertientes caen vertiginosamente hacia abajo pero la concentración es máxima y no quitamos la vista de las huellas que tenemos que seguir. Por fin la cima. ¡Cumbre! Objetivo conseguido. 3375 metros. El aire azota inclemente y el frío es intenso. Me quito un guante para hacer unas fotos y me cuesta mucho tiempo recuperar la sensibilidad en los dedos en medio de intenso dolor. El Aneto se asoma brevemente entre las nubes que cubren el valle. Enfrente nuestro esta despejado y nos quedamos extasiados ante la belleza del paisaje que se extiende a nuestros pies.



No nos entretenemos mucho en la cima y nos vamos para abajo. El segundo grupo en llegar tiene suerte porque tiene una ventana de aire y pueden disfrutar de la cumbre. La pala la bajamos muy rápido y esperamos al resto del grupo en el collado. La nieve se va poniendo muy pastosa conforme bajamos y cada vez se hace mas difícil avanzar. Nos hundimos a cada paso y poco a poco se nos van minando las fuerzas. Es muy desesperante. Un grupo nos quedamos atrás acompañando a un par de personas que tienen un problema de estomago y un poco mal las rodillas. En una de las paradas a descansar estalla la guerra. Bolas de nieve vuelan por todas partes sin piedad. Nos lo pasamos pipa y nos echamos unas buenas risas. Llegamos al refugio y después de alimentarnos y coger fuerzas, proseguimos el descenso hasta el coche.



Nos quedamos retrasados del grupo de cabeza y nos perdemos un poco. Y eso que solo hay que seguir río abajo. Entre risas conseguimos encontrar el camino y conseguimos llegar al coche sin mas problemas. A sido un fin de semana estupendo y nos lo hemos pasado en grande. Desde aquí agradecer a los monitores que lo han hecho posible.
¡Buenas cumbres!


No hay comentarios:

Publicar un comentario