BUCEO EN ROCA NEGRA, AQABA

25-11-2015  



Tercer y ultimo día de buceo. Me he levantado bastante mejor de lo que me acosté. Desayuno en el hotel, que esta incluido en el precio, y consiste en una tortilla, tomate, mermelada, un quesito, pan ázimo y un puré que no se lo que es y no me gusta. A las nueve y media preparamos el equipo, lo subimos al coche y en marcha. El lugar de inmersión de hoy esta en una playa privada. Vamos por un lateral hasta una valla cerrada con un oxidado candado. Llamamos a gritos para que nos abran pero allí no se persona nadie. El instructor golpea  la valla con una piedra durante un buen rato, hasta que, por fin, aparece el personal. Se estaba echando la siesta. Y anda que no pesa el equipo que ya llevamos puesto ademas del calor que da el neopreno.




Hoy vamos a la zona de rocas negras. Salimos de una pasarela. la primera inmersión a la izquierda y la segunda a la derecha. En la primera inmersión veos una morena y una barracuda. Vamos pegados a un farallón con el coral desplegándose a lo largo de toda la pared. Llegamos a un sitio en el que se cruzan varias enormes tuberías y una red de hierro sujeta la pared del acantilado. Luego de vuelta a la pasarela. Estamos un rato buceando entre sus pivotes y, ante nosotros, se despliega una danza de peces león con un fondo de coloridos corales. Una enorme barracuda nos saluda desafiante enseñándonos los dientes mientras se aleja de nosotros.





Descansamos el tiempo pertinente que hay que dejar entre inmersión e inmersión, mientras tumbado en la plataforma tirito de frío. El día es muy bueno puesto que no hace el aire de los días anteriores pero aun así al salir del agua me quedo helado. La siguiente inmersión es la peor de todas con diferencia. El suelo esta lleno de suciedad. Plásticos, latas y demás basuras se despliegan por doquier ante nuestros ojos. Hay también mucho coral muerto. Cuando casi estamos acabando la inmersión, aparece lo que hace que esta haya merecido la pena: una tortuga enorme. Es una gozada bucear a su lado, siguiendo su suave y pausado aleteo mientras nos mira con curiosidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario