FERRATA PASARELAS DE ESPEJA

12-03-2017   


Después de pasarnos doce horas de actividad no nos apetece mucho la fiesta por lo que nos lo tomamos con más calma que el día anterior. Aun así algunos nos fuimos a dormir sobre las dos de la mañana. Y al día siguiente a las ocho arriba. Cuesta mover a tanta gente y entre desayunar y prepararnos se nos hacen más de las diez. Hoy nos toca la ferrata de las pasarelas de espeja, en la localidad de Espeja de san Marcelino.



 Nos preparamos y como somos muchos nos vamos yendo hacia la ferrata. Hay unos muy pequeños tramos al principio que se pueden evitar si no te apetece hacerlos. La mayor parte de la ferrata discurre cerca del suelo por lo que es fácil hacer una evacuación si fuera necesario. El día está muy nublado y al poco de comenzar se pone a llover. La ferrata está considerada un K4 pero con la lluvia las paredes resbalan, lo que aumenta su dificultad.Al poco de comenzar la ferrata entra en un magnifico cañón que hace las delicias de los ferrateros. Las dificultades se suceden. Casi no hay apoyos para los pies y hay que tirar mucho de brazos para pasar a lo largo de los tramos horizontales equipados con cadenas. Es una ferrata básicamente de fuerza donde pondremos a prueba la resistencia de nuestros brazos. Cruzamos varios puentes tibetanos y proseguimos por las cadenas.
Es la primera ferrata de mucha gente y el nivel es excesivo por lo que hay gente que abandona en la entrada del tramo tres. Antes del paso clave de la ferrata, “el paso del Alberto”, hay un escape por si a alguien se le han acabado las fuerzas.




El tramo tres, que es bastante corto, empieza con buenos apoyos de manos y pies, lo cual es de agradecer. Al final del tramo los apoyos desaparecen y da paso a una larga cadena horizontal. Aquí se caen dos chicas. Las fuerza van muy justas y les fallan a mitad de la cadena. Yo solo veo caer a Tere y me da un vuelco el corazón. Es la primera vez que veo disipar a alguien en una ferrata. Afortunadamente no se hacen daño y pueden continuar después del susto. Al final del tramo tres hay una tirolina opcional. La gente que es la primera vez que se tiran por una, se lo pasan pipa. Ha empezado a llover mas fuerte por lo que algunos nos vamos directamente al tramo cuarto de la ferrata.



Las paredes están cada vez mas mojadas y los resbalones son continuos lo que dificulta bastante la progresión. Este tramo también es corto. Tras unos pequeños percances mas, por fin alcanzamos el puente, que da lugar al final de la ferrata y corriendo a los coches que ya jarrea con ganas.
A comer y recoger todo. Ha sido un fin de semana estupendo y me lo he pasado en grande. Mañana mucha gente se va a acordar cuando les duela todo el cuerpo.

 LA CAIDA

LA TIROLINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada