CUEVA EL PORTILLO Y MA11, CAÑON DEL RIO LOBOS

11-03-2017 


Comienza una nueva aventura del grupo de espeleo pipistrellus, esta vez nos vamos a Soria, al cañón de Río Lobos. 28 personas nos hemos dado cita para la ocasión. Salimos el viernes por la tarde de camino hacia allí. Los primeros en llegar se van a instalar la cueva del Portillo. Como somos mucha gente nos dividiremos en varios grupos y al haber poca gente que sepa instalar, hay que hacerlo así. No alojamos en el albergue de Hontoria del Pinar, una estación de tren reconvertida en albergue y casa rural. Tenemos todo el albergue y la casa rural para nosotros. Hoy hemos traído cada uno su cena, que ponemos en común para todos. Yo llevo dos brazos de gitano que triunfan bastante. Aunque lo suyo seria echarnos pronto a dormir, que mañana tenemos día largo de cuevas, preferimos un poco de fiesta. Entre las botellas de vino y el juego del pum (de beber si te equivocas) se nos hace bastante tarde.




A las siete de la mañana toca diana. Me duele la cabeza del vino de ayer y he tenido toda la noche un regusto muy malo en la garganta. Natalia se ha pegado toda noche en el baño vomitando, Miguel Angel esta malo y Paola también tiene malestar, vamos que.. ¡empezamos a tope! Los grupos de novatos se van a la MA11 y a Candelones, los intermedios a la cueva del rio y los pros al Portillo. Yo voy al Portillo y como somos doce nos dividimos en dos grupos que entraremos separados. En mi grupo Alber, Blanca, Maria, Isa y los Rafas y en el otro Quique, Moni, Eli, Jose, Eva y Ponzi. Nuestro grupo entra segundo. Poco antes de entrar oímos un rasss. Parecía que alguien se ha tirado un pedo, pero no, es el mono de Isa que se le ha rajado por el culo. Conforme vamos avanzando por la cueva se hace el agujero mas grande, menos mal que lleva otro mono debajo.



Empezamos con unos rapeles encadenados que dan paso a un pasamanos. Aunque lo ha instalado Miguel, lo evitamos mediante un destrepe que es mas rápido y mas fácil. Después de esto hay una gatera que se va estrechando hasta convertirse en un minúsculo agujero. Es muy limpio y se pasa muy fácilmente. En un pasillo, nos encontramos con unos puntos  en la pared que relucen como brillantes a la luz de nuestros frontales. Son una maravilla. Ascendemos por una cuerda unos cuantos metros a través de una pequeña grieta y al poco vamos a parar a un pozo con agua, que con mucho cuidado de no caernos dentro,bordeamos por la derecha. De aquí vamos a parar a una sala con bellas formaciones y al poco alcanzamos el sifón final. Al llegar aquí nos encontramos con una sorpresa, nos encontramos a la mitad del otro grupo casi en pelotas. Se están quitando el mono interior porque hace mucha calor. Recuperamos fuerzas comemos y vuelta a la salida. Alberto va desistalando la cueva y yo le hecho una mano hasta que salimos fuera.




De aquí nos vamos a la MA11. La encontramos desistalada. Resulta que había unos de Madrid por la mañana y no han podido bajar por lo que se han ido todos a Candelones. Por lo que han contado luego debía haber un paso de cuerda muy estrecho en el que alguno de los nuevos lo han pasado un poco mal. Como en la MA11 no hay nadie nos vamos a Candelones. Hay algunos del grupo en la entrada. Parece que el resto esta dentro. Decidimos volver a la MA11 e instalarla nosotros. Me toca instalar a mi. Es la primera vez que instalo. Monto un pasamanos a la entrada para alcanzar el rapel de unos 16 metros que nos lleva a un péndulo. Este da paso a un pequeño pasillo y de aquí a un rapel volado de 20 metros muy limpio y disfrutón. La salida del rapel es volada pero no tengo ningún problema para instalarlo. Como es la primera vez que lo hago, no estoy tranquilo hasta que no bajan varios y veo que todos anclajes siguen en su sitio.





Terminado el rapel hay dos cortas galerías con mucha profusión de espeleotemas. Una espectacular columna nos aguarda en la de la derecha. Aquí echamos unas buenas fotos. En principio solo bajábamos seis pero conforme han ido saliendo de Candelones se han metido aquí. Vamos bajando unos y subiendo otros porque aquí te quedas frío si estas mucho rato parado. Yo me tengo que quedar el ultimo para desmontar la cueva. Nos echamos unas buenas risas mientras esperamos. Desistalar es bastante facil. Solo tengo que tener cuidado en el péndulo para no irme muy rápido de lado. Afuera es de noche y refresca. Nos cambiamos y nos vamos al albergue a por una buena cena que nos hemos ganado con creces.





No hay comentarios:

Publicar un comentario