DE BISHKEK A MURAKE, KIRGUISTAN EN BICICLETA

21-09-2016     


La primera faena de por la mañana es ir a buscar la bicicleta. Me ha costado bastante pillarle el tino a esto de los semáforos. No hay semáforos para peatones y por lo que he podido observar cuando los coches van de frente tienen preferencia ellos pero en los giros tienen preferencia los peatones. Ya me tienen la bicicleta preparada. Me regalan un protector del pantalón y el portabotellines. Es una missile, el modelo géminis, como yo La bici va como la seda. Fina, fina. Vuelvo con ella al hostel y me preparo las alforjas. Cuando me ve el que lleva el hostel me dice que si la quiero vender cuando acabe que hable con el que esta interesado.


Como siempre que se sale de una gran ciudad, el trafico es muy intenso. No hay carteles que indiquen nada pero con el mapa que llevo no me resulta muy difícil salir. Me paro en una gasolinera a coger gasolina para el hornillo multifuel que llevo. Me parecen que son prepago y no tengo ni idea de como hacerlo. Hay un hombre echando gasolina y me pone el surtidor en la botella pero ya no sale nada. Me manda a otro hombre que esta echando al lado y me dice que me eche de una garrafa que acaba de llenar. Cuando le voy a pagar no me quiere cobrar nada. Al darme la vuelta le doy un golpe al retrovisor. Menos mal que no le hago nada.



En las paradas es frecuente que se me acerque la gente a hablar, en ruso porque ingles no habla nadie. En una parada a comer me preguntan sobre caballos andaluces, que cuanto cuestan. Y me ponen vídeos en youtube de caballos como si yo supiera algo del tema.
El asfalto es muy malo y los coches son bastante peligrosos. He perdido la cuenta de los que me han pasado a solo un palmo y eso aun teniendo toda la carretera para ellos. Y el humo negro que echan algunos camiones también es muy molesto.



A la hora de dormir he esperado a que anocheciera y he puesto la tienda de campaña detrás de unos arboles. Se me ha acercado un pastor y me ha invitado a dormir en su casa pero como ya tenia todo montado le he dicho que no.



No hay comentarios:

Publicar un comentario